Viva Suecia en la Custom: sesión de indie rock con mayúsculas

9 Apr 2019

 

 

No son suecos, pero tampoco les hace falta para tener una carrera de éxito en la música. Hace solo dos años desde que sacaron su segundo álbum, Otros Principios Fundamentales, y todo ha sido un camino en vertical, un ascenso a las mejores posiciones que te puede otorgar el panorama independiente en España. Por aquel entonces, ganaron un MTV EMA a Mejor Artista Español y un premio MIN a mejor canción por la celebérrima Bien Por Ti, de su primer álbum. Ahora, deciden coger carretera y manta y pasarse por Sevilla, aunque esta vez no por una sala pequeña como en anteriores, sino por la Sala Custom. 

 

 

La sala se va llenando de asistentes que aguardan con expectación un viernes noche alternativo de guitarras –aunque estén sujetas a la correa por celo negro–. Sabemos que los murcianos son una apuesta segura para disfrutar de una buena sesión en directo y no nos fallan. Eligen como carta de presentación La Estrella de David, idónea para abrir bocas, de tempo lento pero con fuerza, del mismo palo que Nadie Te Devolverá el Favor. Entonces pisan el acelerador y parece que oficialmente han arrancado con las barras iluminadas en su single El Nudo y La Esperanza.

 

El público no se corta y se entrega en cuerpo, palmas y voz en las próximas también. Rafa, cantante y guitarra, hace un parón y nos confiesa que la siguiente canción, a pesar de tener un mensaje no tan optimista, ahora les sugiere una atmósfera más positiva a la hora de tocarla, y esta es Aprendemos a Nadar. “Debería ser sencillo” dice el estribillo de esta última, pero a veces no lo es, y así nos lo recuerda de nuevo el cantante, quien dedica a una chica del público que ha pasado por momentos difíciles uno de sus grandes éxitos: A Dónde Ir. Uno de esos himnos que resonará en la eternidad, no solo del grupo, sino del indie. Y se apagan las luces tras el salto en el aire de Rafa y Alberto. 

 

Casi Todo y ahí es nada, una cañera para que la gente sigue en pie, pero nos dan un respiro con un par de canciones más melódicas. Entonces sí, volvemos a corear, ahora el “Con los años, lejos de aprender, nos apuñalamos” de Los Años y cometemos un fallo ya previsto por Jess de gritar “Hemos ganado tiempo” tres veces en vez de dos; un pequeño gag que se permitió el bajista andaluz previo al furor final con Rafa saltando a la pista. Entregados, simpáticos, graciosos… el casi todo se convierte en un rotundo todo con ellos. Además, se guardan un par de ases para el final. Vuelven rememorando el aniversario de la muerte de Kurt Cobain y el cantante se marca un Smells Like Teen Spirit para abochornar un rato a su banda, pero enseguida vuelven a lo suyo con Piedad. Permiso o Perdón pega fuerte en la sala, pero quedaba su mejor carta, esta vez, de despedida: Bien Por Ti, que nos envolvió en confeti blanco, un casi cierre a la altura de tal efervescencia. Porque el cierre era Amar el Conflicto, que resume a la perfección el concierto y parece dejarnos con una sensación de alivio especial.

 

 

 

Ah, y para hacer honor a una banda sueca, nos dicen adiós mientras suena el Gimme! Gimme! Gimme! de ABBA y Rafa se marca unos pasos, metiéndonos el ánimo fiestero en el cuerpo. La noche nos deja claro que Viva Suecia no ha llegado de casualidad, ni parece que vayan a perecer. Se postulan como claros modelos del rock alternativo en la actualidad y prometen seguir al pie del cañón. “Vais a echarme de menos” dicen, aunque nosotros esperamos que no por mucho. 

 

 

Crónica: Sara Ramírez

 

Fotografías: Marina Ruiz

 

más fotografías en https://photos.app.goo.gl/PmZ7J5RCn66hfSLK7

 

 

Please reload

Destacados

INTERESTELAR 2019: viaje a la dimensión pasada, presente y futura de la música española

June 16, 2019

1/4
Please reload

Últimos posts publicados

October 25, 2019

June 28, 2019

Please reload

Archivo
Please reload