Miss Caffeina prende con sus colores particulares en Sevilla

17 Apr 2019

 

Si algo caracteriza a Miss Caffeina es su viraje hacia una nueva gama cromática mucho más pop electrónico. Oh Long Johnson (2019) se presenta como una continuación de la andadura que comenzaron con Detroit y que tan bien les ha funcionado, así que ahora tocaba presentarla ante el público con su pertinente gira. Y, después de dos años sin pisar la capital andaluza, era hora de volver. 

 

Una tela blanca, un solo mensaje: “Oh Long Johnson”, escrito con la misma caligrafía del disco homónimo. Es lo primero que ves al situarte en la pista, que se va llenando de cafeinómanos alrededor de las 21 y poco. A las 22 horas aparece la banda al grito en off de “Consuelo Berlanga” y calentamos voz y articulaciones para comenzar precisamente con la primera canción homónima del disco y la instrumental más positiva y pegadiza del mismo. Todo un acierto por su parte. Pero tocaba rememorar viejos tiempos y tocaron éxitos imperecederos como Hielo T y Venimos y otros más recientes como Desierto y Detroit. Alberto (cantante) se dirigió al público para insistir en que no es pura palabrería cuando asegura que le encanta tocar en Sevilla y para introducir de forma directa y reivindicativa Calambre y Reina, canciones que nos hacen “volver al colegio y a ese matón de clase que insultaba por ser maricón, tener gafas…”, ese al que ahora ya no tememos y cuyos prejuicios hemos superado. El toledano no se cortó en un discurso tan incisivo como relevante. Envueltos en ese ambiente un tanto nostálgico y emotivo, continuaron con dos de sus baladas más conocidas, la banda sonora Átomos Dispersos y Eres Agua. 

 

Digamos que ahora empieza la verdadera fiesta y, tras El Rescate más rockero, el público se venía arriba con los nuevos singles: el hit de Merlí y Prende, la apuesta electro más distinta y original en este último álbum. En esta sección de ritmos dance, pop y retazos de rock no podía faltar Ácido, la crítica a la industria de Fiesta Nacional que tan bien sonaba o el funky de Planta de Interior. Tenían de todo para que ni Alberto ni nosotros dejáramos los pies en el suelo por mucho tiempo, cerrando antes del encore de la forma más estratégica con Oh! Sana y Mira Cómo Vuelo, a sabiendas de la reacción ante tales himnos. Aunque parezca que habían completado ya el repertorio con su mejor compilación para tocar en directo, el encore no nos iba a dejar indiferentes. Gladiador fue el prólogo de la versión que tanto convence de Freed from Desire y un Cola de Pez con interlude de Vogue incluido. 

 

Con chándal de rayas y chaqueta vaquera o con pitillos y bomber de colores, Alberto y compañía nos muestran su versión más desenfadada, liberadora y rítmica hasta la fecha a la vez que se abren ante temas más sociales y personales. Parece una mezcla complicada pero el resultado es explosivamente positivo. La “geografía interior” de sus canciones nos lleva por un camino con sello propio dentro del indie más pop y queremos que se expanda.

 

 

 

Crónica: Sara Ramírez

 

Fotografías: Marcela Martínez

 

 

 

 

Please reload

Destacados

INTERESTELAR 2019: viaje a la dimensión pasada, presente y futura de la música española

June 16, 2019

1/4
Please reload

Últimos posts publicados

January 25, 2020

December 29, 2019

December 21, 2019

December 14, 2019

Please reload

Archivo
Please reload